Saltar al contenido

La infancia tras*, en el mes de la visibilidad transgénero de «Somos de Colores»

Tiempo de lectura: 3 minutos

Dada la necesidad de combatir prejuicios y estereotipos de género, Somos de Colores celebra en febrero el mes de la visibilidad trans* en UniRadio Jaén, la emisora de la Universidad de Jaén, para visibilizar la realidad que las personas trans* viven en todos los ámbitos sociales: educación, sanidad y laboral.

Ana Martos, coordinadora de Chrysallis en la provincia de Jaén
Ana Martos, responsable de Chrysallis en la provincia de Jaén, en una mesa informativa de Chrysallis | Ana Martos

En el primer programa, abordamos la infancia y adolescencia de les menores trans*: sus necesidades, el tránsito social como niñes trans y la abrumadora tarea que supone erradicar la discriminación, conseguir una educación basada en la diversidad real, y el desgaste psicológico y emocional que implica la burocracia.

Ana Martos, responsable de Chrysallis (Asociación de Familias de Infancia y Adolescencia Trans*) en Jaén, es plenamente consciente de los prejuicios sociales relacionados con la identidad de género en el medio escolar. No en vano, como madre de la primera niña trans visible en la provincia de Jaén, lleva luchando desde hace años por que a su hija disfrute, como tantes niñes, de la igualdad real y efectiva en su infancia y adolescencia.

Ana Martos recuerda cómo ella y su familia comenzaron a dilucidar la nueva situación: «fue de una manera natural. Nos fijábamos en que su manera de jugar con los juguetes y expresarse era diferente a la de su hermano mellizo. Lo achacábamos a la orientación sexual, pensábamos que era gay, pero realmente nuestra hija nos informaba de su identidad y nos decía quién era referente a su género, algo que no tiene nada que ver con su orientación sexual.», explica Ana, madre de familia numerosa.

«Cada colegio es un mundo», cuenta Ana Martos; «cada equipo directivo actúa de una manera diferente, aun existiendo un protocolo», y se lamenta de que, en muchos casos, «si el alumnado se ríe o burla de nuestres hijes, no se actúa en consecuencia«, si bien es cierto que «existen centros educativos excepcionales, que incluso solicitan a Chrysallis charlas para orientar al profesorado y cuando lo necesitan, nos piden ayuda para que les orientemos para tratar la diversidad trans* con les alumnes y sus familias». Es muy importante que este tipo de actividades se desarrollen en los centros, porque «ayudan a visibilizar diferentes realidades con las que les adolescentes pueden identificarse y crean referentes reales», explica Ana Martos. «Es importante que no se sientan soles y puedan expresar libremente lo que sienten«.

El compromiso de Ana con la comunidad trans* no tiene fronteras. La activista, que actualmente vive en Baleares, cogió un avión que la llevó de las islas a la capital de España para participar en la manifestación, en la que participaron alrededor de 500 personas para protestar contra los retrasos en la tramitación del Anteproyecto de Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans* y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI, organizada por Chrysallis.

«No podemos esperar otros 15 años por la garantía de los derechos de nuestres hijes»

Ana Martos reconoce con preocupación que, «el riesgo de que esta Ley caiga en el cajón del olvido es real, y más ahora, que nos enfrentamos a un «rosario» de elecciones autonómicas. Los partidos políticos van a estar más centrados en ganar elecciones que en sacar adelante esta ley, tan necesaria para nuestres niñes», una ley que ya lleva más de un año retraso. Además, hay que recordar que en 2023 se convocan elecciones generales, lo que supondrá que los partidos políticos comiencen a posicionarse. De ahí la preocupación de la comunidad LGTBI y de la responsable de Chrysallis en Jaén: «tenemos que actuar antes. No podemos esperar otros 15 años por la garantía de los derechos de nuestres hijes», declaró en el programa.

Hay que recordar que la actual legislación es diferente en cada comunidad autónoma. Según Ana, «la ley vigente no refleja la verdadera realidad trans*. Lo que tenemos son parches».

Ana lo tiene claro: la principal herramienta que tenemos para cambiar mentalidades es la educación y la predisposición a conocer otras realidades. El respeto es fundamental para entendernos. Y esta labor es uno de los pilares de la red de apoyo y acompañamiento que, desde hace años Chrysallis lleva a cabo en diferentes ámbitos.

Gracias a la interacción y el intercambio de experiencias con otras familias –no solo de la comunidad trans*, si no de del colectivo LGTBIAQ+ en su conjunto, Ana reconoce que «esta experiencia de vida ha sido todo un regalo, porque a lo largo del camino, he conocido a personas de mucha valía y he podido aprender y enriquecer mi vida y la de mi familia con muchas experiencias vitales, acompañando a familias y a sus hijes en un hermoso proceso de autoideterminación».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Show Buttons
Hide Buttons